El campo de correo electrónico o contraseña no es válido. Vuélvalo a intentar o haga clic en el enlace ¿Ha olvidado la contraseña?.
Especifique una dirección de correo electrónico válida.
Especifique una contraseña válida
Menu Back

Inicio sesión asistentes de venta

Íntimo y sincero, el Director Creativo Alessandro Michele comparte con la comunidad Gucci las páginas de su diario personal, escritas en su casa de Roma durante los últimos meses, y anuncia una nueva fecha para mostrar sus colecciones de Gucci.

ROMA, 29 DE MARZO DE 2020: RESULTÓ QUE ÉRAMOS MUY PEQUEÑOS

En estos días de confinamiento, en medio de un tiempo suspendido que difícilmente podemos concebir como libre, me pregunto cuál es el sentido de mis acciones. Par mí es una reflexión vital y urgente que exige un momento de pausa y de escucha consciente. Se trata de nombrar, con la precisión que da el amor, mis miedos y deseos. Es la posibilidad de enfrentarse a la afasia que provoca cualquier trauma. Después de todo, la tragedia que vivimos nos proporciona nuevas reflexiones. Nunca podríamos habernos imaginado sentirnos tan conectados a la vida a través de un vínculo de ternura frágil y desgarradora. Nunca podríamos haber pensado en volver a conectar, tan profundamente, con la fragilidad del destino con el que fuimos creados. Nuestra necesidad de reciprocidad. Resultó que éramos muy pequeños. Un milagro hecho a partir de la nada. Sobre todo, entendimos que habíamos ido demasiado lejos. Nuestras acciones temerarias han quemado la casa en la que vivimos. Nos creemos separados de la naturaleza, nos sentimos astutos y todopoderosos. Tomamos el lugar de la naturaleza, la dominamos y la herimos. Incitamos a Prometeo y enterramos al dios Pan. Tanta arrogancia nos ha hecho perder la hermandad con las mariposas, las flores, los árboles y las raíces. Nuestra horrible avaricia nos ha hecho perder la armonía y la consideración, la conexión y el sentido de pertenencia. Destruimos la santidad de la vida y descuidamos lo que significa ser una especie más. Y, al final del día, nos quedamos sin aliento.

ROMA, 7 DE ABRIL DE 2020. COSAS QUE NO QUEREMOS IGUAL QUE ANTES
 
Hoy, la devastación nos ha cogido desprevenidos, y por eso debemos pensar en las cosas que no queremos que sean igual que antes. Porque el mayor riesgo para nuestro futuro es relegar nuestra responsabilidad respecto a una ruptura verdadera y necesaria. Nuestra historia está plagada de crisis que no nos han enseñado nada. Plagada de colapsos económicos y desastres sociales abordados con las mismas fórmulas que los originaron. Momentos que nos dejaron heridas que no permitieron a nuestras mentes regenerarse. Hemos llevado un luto que no nos ha permitido cambiarnos a nosotros mismos y a nuestra forma de relacionarnos. Esta crisis nos pone a todos a prueba de manera fundamental. Es una prueba porque supone tristeza, esfuerzo y peligro. Pero también porque hay una evaluación y un examen. A través de la tristeza podemos ver el pasado con ojo crítico; podemos ver nuestras deudas, nuestras malas interpretaciones, nuestras falsas apreciaciones y nuestros errores. Podemos ver nuestros pasos en falso y nuestra imprudencia, así como la atronadora ausencia de los pensamientos que no nos atrevemos a expresar. Por ello, este presente nos carga con importantes responsabilidades. Todos podemos asumir responsabilidades, de acuerdo con el rol y las acciones de cada uno, para jugar un papel en una constelación de cambios esenciales y generalizados. En lo que a mí respecta, siento la necesidad de cambiar, a mi humilde manera, muchas cosas de la forma en la que trabajo. En mi trabajo, siempre me he inclinado hacia el cambio, siempre teniendo una natural y alegre inquietud creativa. Pero esta crisis ha intensificado la urgencia de una transformación que no puede demorarse más. 
 
ROMA, 27 DE ABRIL DE 2020. LA RAZÓN DE UNA ELECCIÓN
 
El cambio que imagino tiene que ver con la capacidad de volver a conectar con las razones más profundas que me inspiraron a entrar en el reino de la moda. Siento la necesidad de renovar un vínculo; filtrar todo aquello innecesario para que solo lo esencial permanezca. Tengo un anhelo por la razón auténtica de una elección; el conjunto de razones que me impulsaron. Con el paso del tiempo entendí que esas motivaciones toman nombres e intensidades diferentes, pero giran inevitablemente alrededor de la misma urgencia: la posibilidad de contar algo. Esta posibilidad, ancestral y poderosa, siempre me ha permitido crear pasajes expresivos, dar un espacio a la esencia de aquello innombrable que agita mis sueños, celebrar la nostalgia de la imperfección o elogiar la belleza que florece en cada forma. Esta posibilidad me permite enamorarme cada día del hecho de existir, con sus atisbos de infinito.
 
ROMA, 2 DE MAYO DE 2020. UN NUEVO UNIVERSO CREATIVO
 
No obstante, me doy cuenta que esta posibilidad de contar no se puede someter a la tiranía de la velocidad. Ahora sabemos que nuestras acciones eran demasiado furiosas, nuestro viaje demasiado pérfido. En esta conciencia renovada siento la necesidad de un tiempo diferente, libre de los límites de tiempo impuestos por los otros que amenazan con humillar a la creatividad. Un tiempo que pueda permanecer sereno, expectante; que pueda disfrutar del regalo de la inactividad, sin prisa. Un tiempo que pueda descubrir la promesa de una epifanía y que puede remolonear en el sueño, en el juego, en la prefiguración. Un tiempo que es ahora más necesario que nunca para poder construir un nuevo sendero, lejos de las fechas de entrega que ha fijado la industria y, sobretodo, que esté lejos de la producción excesiva que hoy en día no tiene raison d’être. Se trata de un acto fundacional, audaz pero necesario, que tiene por objetivo construir un nuevo universo creativo. Un universo que se hace esencial a sí mismo a través de la eliminación de los acontecimientos y que se oxigena mediante la multiplicación del sentido. 
 
ROMA, 3 DE MAYO DE 2020. EL PODER SAGRADO DE LA CREACIÓN DE REVERBERACIONES
 
Por ello, abandonaré el gastado ritual de las estacionalidades y los espectáculos para recuperar una nueva cadencia, más cercana a mi vocación expresiva. Solo nos encontraremos dos veces al año para dar forma a los capítulos de una nueva historia. Capítulos irregulares, alegres y absolutamente libres que se escribirán mezclando las normas y los géneros, alimentándose de nuevos espacios, códigos lingüísticos y plataformas de comunicación. Y más allá. Me gustaría dejar atrás la parafernalia de los lemas que colonizaban nuestro viejo mundo: Cruise, Pre-fall, Primavera verano, Otoño-invierno. Creo que estas palabras son añejas y esqueléticas. Etiquetas de un discurso impersonal que ha perdido su significado. Contenedores que se han ido separando progresivamente de la vida que los generó y que han ido perdiendo el contacto con la realidad. Creo, también, que podemos construir un mañana a partir de una nueva capacidad de denominación. De ahí proviene el deseo de bautizar nuestros nuevos encuentros nombrándolos con un lenguaje que tiene unas raíces ancestrales maravillosas: sinfonías, rapsodias, madrigales, nocturnos, oberturas, conciertos y minuetos en la constelación de mi sendero creativo. Después de todo, la música tiene ese poder sagrado de producir reverberaciones y conexiones, de viajar más allá de las fronteras, de volver a conectar la fragilidad al infinito.
 
ROMA, 5 DE MAYO DE 2020. UNA COMUNIDAD CON UN PROPÓSITO
 
En este silencio, que es una entidad viva, mi atención envuelve a toda la gente extraordinaria con la que estoy conectado. Recalibrar el tiempo para ajustar el paso a un ritmo humano es una promesa de retomar el cuidado de esta asombrosa comunidad con un propósito a la que pertenezco con orgullo. Es mi proyecto, pro-yecto: el arte de extender la existencia hacia el futuro. Un futuro plural cuyo fundamento es "nosotros". Un futuro que contiene el abrazo que no podemos darnos ahora pero al que volveremos con una comprensión expandida, con un conocimiento común y un aliento recuperado. Será el momento en el que aprendamos a escuchar el sonido del bosque creciendo, bien entrada la noche.
 
ROMA, 16 DE MAYO DE 2020. CON EL DOLOR DE LO QUE HEMOS PERDIDO
 
Ahora que todavía estamos separados, mi amor por la moda arde. Al fin y al cabo, así es nuestra especie: amamos apasionadamente con el dolor de lo que hemos perdido.
Más información ^
El Director Creativo Alessandro Michele comparte con la comunidad Gucci las páginas de su diario personal de los últimos meses.Notas desde el silencio
 

El Director Creativo Alessandro Michele comparte con la comunidad Gucci las páginas de su diario personal de los últimos meses.Notas desde el silencio
Contraseña olvidada
Especifique la dirección de correo electrónico con que se ha registrado y le enviaremos un enlace para restablecer la contraseña.
Enviar
Contraseña olvidada
Especifique la dirección de correo electrónico con que se ha registrado y le enviaremos un enlace para restablecer la contraseña.
Enviar
¿Ha olvidado la contraseña?
Especifique la dirección de correo electrónico con que se ha registrado y le enviaremos un enlace para restablecer la contraseña.
Gracias
Se ha enviado un correo con instrucciones para restablecer su contraseña