El campo de correo electrónico o contraseña no es válido. Vuélvalo a intentar o haga clic en el enlace ¿Ha olvidado la contraseña?.
Especifique una dirección de correo electrónico válida.
Especifique una contraseña válida
Menu Back

Inicio sesión asistentes de venta

Esta fascinante historia y pódcast de Vanessa Grall de messynessychic.com nos revela La Scarzuola, el escenario de la nueva campaña de Gucci Bloom.
Escondida en las profundidades de Italia, descansa una ciudad en miniatura concebida por un solo hombre
 
Si hay una puerta a Narnia, a un universo paralelo apartado de la realidad, probablemente se esconde aquí, entre los cipreses de un jardín secreto en las colinas de Umbría. Al final de una serpenteante carretera de grava blanca, una campana repica a la llegada de los intrépidos huéspedes que han sido lo suficientemente afortunados como para encontrarla, y las enormes puertas se abren para revelar un lugar imponente y sobrenatural, casi sacado de un sueño: La Scarzuola... 
 Imagínese una ciudad vacía de piedra, susurrando los ecos de un manantial sagrado que se desliza por la ladera. Un laberinto de símbolos misteriosos y flora exótica le rodean. Al pisar estos antiguos terrenos, camina por el proyecto de un hombre que ha dedicado su vida a la creación de su propia utopía teatral. Tomaso Buzzi, arquitecto milanés, llegó a estas colinas en 1956, cuando lo único que había aquí era la estructura abandonada de un monasterio medieval. Hechizado por el dominio fantasmal, adquirió la tierra en la que comenzaría a trazar compulsivamente su propia miniciudad ideal, luchando con los altibajos de la vida mientras los grababa en el paisaje. Lo que dejó aquí sigue siendo algo único en toda la historia de la arquitectura, más surrealista que cualquier película de Fellini. Sin embargo, de alguna manera, La Scarzuola sigue siendo el secreto más encantador y desconocido de toda Italia. 
 Cuenta la leyenda que San Francisco de Asís encontró refugio en esta remota ladera siglos antes, cuando plantó un laurel y una rosa de los que "manó agua milagrosamente". Se dice que este agua todavía fluye en los terrenos de la Scarzuola a día de hoy. El nombre en sí mismo proviene de una planta acuática indígena llamada "scarza", que San Francisco supuestamente usó para construir una pequeña cabaña. Al igual que muchos otros lugares de Umbría, este sitio se impregnó de la historia y las tradiciones franciscanas. Desde una humilde iglesia hasta un monasterio del siglo XVI, floreció como una comunidad fiel, un lugar de oración y meditación, antes de volver a callar en el siglo XIX y quedar en ruinas. 
 Tomaso Buzzi descubrió el complejo aislado, abandonado y ruinoso en el apogeo de su carrera. Había restaurado algunos de los palazzos más importantes de Italia, ganando notoriedad como el arquitecto y diseñador favorito de la burguesía. Sin embargo, había algo en La Scarzuola que lo alejó de todo. 
 En sus notas, lo describió como "un lugar para la música y el silencio, para la grandeza y la miseria, para una vida social y una vida ermitaña de contemplación en soledad; un reino de la fantasía, de los cuentos de hadas, de mitos, de ecos y reflexiones alejado del tiempo y del espacio". 
 Tal vez haya algo en el agua de La Scarzuola, algo mágico que fluye entre las bóvedas y las fuentes, reflejando la maravillosa excentricidad de la ciudadela surrealista de Buzzi. Todo comenzó con la cuidadosa restauración del monasterio, antes de que una visión más grande comenzara a tomar forma. La llamó su "autobiografía en piedra", un lugar asombroso donde todos los placeres y vicios de su vida podían mezclarse. 
 Los gigantescos torsos desnudos sobresalen de los templos, las escaleras y los puentes abruptos que conducen a ninguna parte, haciendo eco de los mundos oníricos de Dalí y Escher. Recorrer los jardines es ser testigo de un espectáculo teatral que se desarrolla en siete escenarios interconectados que se cree que simbolizan el alma que se muestra y oculta al mismo tiempo. Uno de estos escenarios es lo suficientemente grande como para albergar a 600 espectadores invisibles. La Scarzuola tiene su propia Torre de Babel y sus propias pirámides, su Partenón y su Arco del Triunfo; es una verdadera masa montañosa de estructuras clásicas, góticas, renacentistas y manieristas, inspiradas en famosas construcciones del pasado. En este paisaje urbano irregular, los visitantes pasean por el flujo de conciencia del arquitecto, un libro surrealista de bocetos con detalles espectaculares. Los edificios no tienen ningún propósito perceptible: cada pilar de piedra está impregnado por varias capas de significado y simbolismo esotérico. En cada turno, las lunas místicas y los espeluznantes ojos de piedra sorprenden al visitante y le provocan escalofríos por todo el cuerpo. 
 Tomaso Buzzi murió en 1981 y dijo adiós a su eterna obsesión por la città ideale, que significa "ciudad ideal" en italiano. Los planos surrealistas están ahora en manos del sobrino de Buzzi, Marco Solari, un hombre tan excéntrico como su tío y que vive en la laberíntica finca para dar la bienvenida a los viajeros que se alejan de las rutas más transitadas.  
Solari menciona con frecuencia las notas ya los dibujos que ha dejado su tío y cree que sus fantásticas estructuras se basaron en un libro oscuro publicado en 1499, admirado por el gran psicólogo del siglo XX, Carl Jung. Este libro narra una historia surrealista sobre la búsqueda del amor en un paisaje de ensueño y La Scarzuola parece haber salido directamente de sus páginas. 
 Solari mantiene viva la historia a través de la restauración, la investigación y la narración, y ha dedicado toda su vida a la preservación de este lugar. El antiguo convento franciscano también ha cobrado una renovada importancia bajo su tutela. Unos 15 años después de la muerte de Buzzi, Marco descubrió un fresco del siglo XIII mientras restauraba la antigua iglesia del monasterio. Se cree que la obra que representa a Francisco de Asís en un estado de levitación es una de las primeras representaciones visuales del santo.
 La Scarzuola entrelaza una historia de arte y arquitectura con una de magia y milagro. Si estuviera situada en cualquier otro lugar, sería un punto de referencia. Sin embargo, su remota ubicación entre las colinas de Umbría la ha mantenido oculta del mundo (o al menos de aquellos que no son lo suficientemente curiosos como para encontrarla).
 En su lugar, es una oda a los arquitectos excéntricos que convierten sus sueños en piedra en lugares donde no hacen daño y donde confieren un aura de romance y misterio al mundo. Si tan solo se pudiera capturar ese aura dentro de una botella y llevarlo a casa… 

messynessychic.com
Más información ^
Vanessa Grall de messynessychic.com narra la historia de La Scarzuola, el escenario de la nueva campaña de Gucci Bloom. La Scarzuola
 

Vanessa Grall de messynessychic.com narra la historia de La Scarzuola, el escenario de la nueva campaña de Gucci Bloom. La Scarzuola
Vanessa Grall de messynessychic.com narra la historia de La Scarzuola, el escenario de la nueva campaña de Gucci Bloom. La Scarzuola
Vanessa Grall de messynessychic.com narra la historia de La Scarzuola, el escenario de la nueva campaña de Gucci Bloom. La Scarzuola
Vanessa Grall de messynessychic.com narra la historia de La Scarzuola, el escenario de la nueva campaña de Gucci Bloom. La Scarzuola
Vanessa Grall de messynessychic.com narra la historia de La Scarzuola, el escenario de la nueva campaña de Gucci Bloom. La Scarzuola
Contraseña olvidada
Especifique la dirección de correo electrónico con que se ha registrado y le enviaremos un enlace para restablecer la contraseña.
Enviar
Contraseña olvidada
Especifique la dirección de correo electrónico con que se ha registrado y le enviaremos un enlace para restablecer la contraseña.
Enviar
¿Ha olvidado la contraseña?
Especifique la dirección de correo electrónico con que se ha registrado y le enviaremos un enlace para restablecer la contraseña.
Gracias
Se ha enviado un correo con instrucciones para restablecer su contraseña